Datos clave en esta entrada:

  • El riesgo de fractura de un hueso depende tanto de su arquitectura como de su mineralización.
  • La mineralización es producto de un balance entre los osteoblastos (forman hueso) y osteoclastos (resorben hueso)
  • La arquitectura del hueso depende de un buen desarrollo del mismo gracias a las fuerzas mecánicas intermitentes aplicadas durante la actividad física.
  • En teoría, una persona que permaneciera inmóvil la mayor parte de su vida tendría huesos de mala calidad que por más mineralizados que estén, por su mala arquitectura, se romperían con facilidad.
  • Existen factores que influyen la desmineralización, como la edad, la exposición crónica a los glucocorticoides, la menopausia (disminución de hormonas sexuales), el hiperparatiroidismo (aumenta resorción ósea para aumentar el calcio en sangre, o calcemia), bajo calcio en la dieta, el alcohol, el tabaco, la inactividad, etc.
  • Es cierto que una excelente arquitectura, aún cuando existe poca mineralización, protege de fracturas.
  • Finalmente, cuando encontramos evidencia de fractura, podemos decir que existe, en efecto, “osteoporosis”.
  • Antes de aquello, el diagnóstico de la mineralización lo puede dar una densitometría ósea, evidentemente.

IMG_3128

Te ha gustado? Te es útil? Espero que sí! Déjame un comentario, me interesa saber lo que piensas. No olvides contarles a tus amigos, colegas, compañeros, alumnos, maestros, internos o residentes, del blog y estas chuletas prácticas que puedes tener en el móvil, celular, o incluso imprimir.

Un agradecimiento especial a Clara Molina, reumatóloga del Hospital de Requena, quien ha sido la mejor guía en la consulta externa de reumatología. Estos posts no serían posibles sin su apoyo constante a nosotros los residentes, y a este bloguero.

Augusto Saldaña M.

Anuncios