Datos a tener en cuenta para esta entrada:

  • La parálisis facial periférica habla de lesión del VII par, el cual es en efecto, un componente del sistema nervioso periférico.
  • Es por esto que la lesión es ipsilateral a la parálisis hemifacial.
  • Clásico psuedónimo: Parálisis de Bell.
  • Los músculos opuestos vencen, tirando el rostro hacia el lado que sí funciona.
  • El facial inerva el orbicular de los párpados, cuyo trabajo es cerrar el ojo. La parálisis no sólo impide el cierre correcto, sino que vencen el tarsal superficial y elevador del párpado. El resultado es un ojo muy abierto, o “lagoftalmía“.
  • La comisura labial del lado afecto desaparece, mientras que la contralateral se acentúa.
  • Pedirle al paciente que eleve los párpados, sonría, o que infle/hinche sus cachetes, revela la clara asimetría hemifacial resultante.
  • La principal diferencia entre una parálisis facial central y perfiérica es que la primera suele conservar la inervación facial superior.

IMG_3088

Esta ilustración corresponde a mi antiguo blog, por eso el estilo distinto, sin embargo, las considero aún vigentes para repasar cardiología y ECG. Espero te sean muy útiles. No olvides dejar un comentario y contarles a tus colegas de este nuevo blog!

Agradecimiento especial a mi maestro de neurología, el Dr. Javi López, neurólogo del Hospital de Requena, por el constante apoyo al cuerpo de residentes y a este bloguero. Sin su apoyo estos posts no podrían quedar tan claros.

Augusto Saldaña M.

Anuncios