Puntos a tener en cuenta para esta entrada:

  • La vida fetal termina en el nacimiento, pero el cuerpo del recién llegado cursa un período de horas, entre 4 y 6, en las que atraviesa una serie de cambios fisiológicos. A este período se le domina “de transición”.
  • 3 preguntas básicas para saber que estamos ante un niño muy posiblemente sano:
    1. A término?
    2. Respira solo? (Llora)
    3. Buen tono muscular? (No parece una rana blanda)
  • Si la respuesta es sí a las 3, pasarlo de inmediato a su madre.
  • Somos mamíferos, por ende requerimos de una madre. Es importante, apenas nace el niño, promover el apego a la madre y la lactancia tan precoz como sea posible.
  • Prohibido olvidar el “APGAR“, pero no memorizarlo y pensar con la lógica:
  • Mira al niño, obsérvalo con atención y fíjate qué datos visuales te dejan saber que todo va bien:
    • Un buen color de piel, gestos de actividad, llora con vigor (respira bien), tono muscular (sus extremidades se oponen a la gravedad), y luego tómale el pulso y auscúltale. De esta forma obtienes al final frecuencias cardiaca y respiratoria.

IMG_2886

Te ha gustado? Te sirve? Déjame un comentario, me gusta leer y saber qué opinas. Cuéntales a tus amigos y colegas del blog. Gracias!

Agradecimiento especial al equipo de adjuntos de pediatría especializada del Hospital de Requena: Sabine Rometsch, Ana Adell, Susana Pardo, Antonio Martínez Carrascal, Pepe Contreras, y a Pablo Ferrer. Sin su guía constante durante el rotatorio en consulta externa y durante las guardias, no quedarían las cosas tan claras.

Augusto Saldaña M.

Anuncios