Datos clave para entender esta chuleta:

  • La principal complicación en la hepatopatía crónica es la cirrosis.
  • La fibrosis y la destrucción de los sinusoides hepáticos obstruye la
  • La reducción del tamaño de un hígado cirrótico y la destrucción de los sinusoides compromete la circulación interna.
  • La obstrucción resultante genera escape de bilirrubina a la sangre, tiñendo la piel de color amarillo: “Ictericia obstructiva”.
  • La presión ejercida incrementa la tensión sobre el sistema venoso portal: “Hipertensión portal”.
  • La sangre que proviene de los órganos del abdomen (circulación esplácnica) confluye en una vena llamada “porta” que ingresa al hígado para entrar a un proceso de detoxificación.
  • En un intento de liberar presión, se generan nuevos vasos a manera de bypass que “se salten” el hígado. Estos vasos son visibles bajo la piel: “Circulación colateral”.
  • Esto puede ser tan severo que genera en la zona periumbilical una estructura similar a la cabeza del personaje mitológico Medusa.
  • Cuando no hay hígado, esta detoxificación no sucede.
  • Se pierde la principal fábrica de proteínas, entre ellas los factores de coagulación. Por ello tenemos importante hipoproteinemia (Empeora edemas y ascitis) y coagulopatía.
  • Los productos nitrogenados provenientes del intestino son sustrado para aumento de la producción del ácido gamma amino butírico, o GABA, principal neurotransmisor depresor del SNC, lo cual puede culminar en una verdadera encefalopatía.
  • La presión portal en aumento, se transmite de forma retrógrada a todo el sistema esplácnico, produciéndose extravasación de líquido. Los órganos abdominales “exudan” líquido, produciéndose entre otras cosas, ascitis y disminución de la perfusión renal (síndrome hepatorrenal).
  • Otros estigmas de la hepatopatía crónica son:
    • Telangiectasias
    • Contracturas de Dupuytren
    • Eritema palmar
    • Pérdida de los caracteres sexuales
    • Ginecomastia
Hepatopatía_crónica
Enfermedad hepática crónica – Todos los derechos reservados

Te ha gustado? Te sirve? Déjame un comentario, me gusta leer y saber qué opinas. Cuéntales a tus amigos y colegas d el blog. Gracias!

Agradecimiento especial a Rubén Pastor y Rafa Benages, digestólogos y maestros de la medicina digestiva en el Hospital de Requena. Sin su apoyo constante a los residentes, y a este bloguero, estas chuletas no serían posibles.

Augusto Saldaña M.

Anuncios